Actualidad

Mémora rechaza de pleno las acusaciones sobre una estafa funeraria y se reserva el derecho a emprender acciones legales

28/03/2020

A raíz de ciertas noticias publicadas en los medios de comunicación en relación a los precios de los ataúdes que Mémora utiliza para los difuntos contagiados por el Covid19, la compañía rechaza de pleno las acusaciones y anuncia que se reserva el derecho a emprender acciones legales contra el denunciante.

Mémora dispone de toda la documentación que acredita la total transparencia en la gestión los precios relativos al servicio prestado, objeto de la denuncia. El servicio se prestó, además, a plena satisfacción de la contratante, la cual no ha intervenido en ningún momento en la denuncia.

Los hechos relatados en la denuncia son absolutamente falsos. No existe, como así afirma el denunciante, un ataúd especial para los fallecidos a causa del Covid-19. El denunciante afirma que Mémora ofertó ese producto, lo cual es de facto imposible. Afirma también que un día después de dicha oferta, la compañía le ofreció un descuento a la contratante. De nuevo falso, tal como indica la documentación en la que la contratante solicita más opciones de ataúdes que le son enviados media hora más tarde.

En ningún momento de la transacción comercial se indujo a la contratante a error utilizando la enfermedad como justificación para elegir un producto u otro. Las tarifas de Mémora en Catalunya, como establece el Código de Buenas Prácticas del Sector Catalán, están publicadas en la web y son de libre consulta por los clientes. En ella no es posible encontrar ningún féretro vinculado al COVID, ni nada parecido.

La compañía dispone de pruebas documentales irrefutables y considera que los hechos se han manipulado con ánimo de perjudicar la reputación de la compañía dado que detrás de la campaña de comunicación del denunciante existen intereses comerciales.

Los abogados de la compañía han requerido formalmente al denunciante a que cese de forma inmediata su acusación puesto que supone un acto grave que puede desencadenar en consecuencias judiciales en su contra.

En una situación de extrema gravedad sanitaria, Mémora está trabajando sin descanso en total coordinación con las Administraciones Públicas para asistir a todos los implicados en una defunción. La compañía está prestando un servicio de salud pública obedeciendo a los más altos estándares de calidad, ética y atendiendo a todos los requerimientos logísticos y sanitarios que una situación tan excepcional y compleja plantea a un servicio como el funerario.

La denuncia supone una grave falta de respeto a sus empleados y colaboradores que pasan largas jornadas arriesgando su propia salud para prestar su ayuda al sector sanitario y a familias durante el doloroso proceso de aceptación de la defunción y duelo. Los trabajadores de Mémora de Manresa han expresado su indignación por las acusaciones y enviado una carta solicitando rectificación a algunos medios de comunicación.

La compañía ruega a los medios de comunicación que tengan en cuenta la falsedad de la denuncia y el daño reputacional que causa a la compañía.