Área Profesional

Enfocar la pérdida desde el punto de vista de los profesionales sanitarios

26/03/2019

Los profesionales que trabajan en su día a día en el ámbito sanitario (hospitales, geriátricos, centros de primaria, etc.) tienen un contacto directo y personal con sus pacientes, por lo que los procesos de pérdida pueden derivar en un duelo que muchas veces es oculto y totalmente desconocido para la sociedad.

"Después de años de experiencia y de ir viendo cómo van muriendo personas a las que vas atendiendo profesionalmente acabas cargando la mochila de las emociones, y si no tienes determinadas válvulas de escape, a veces algunos profesionales se encuentran con problemas laborales", explica Josep París, director de Desarrollo Corporativo de Mémora.

Es por este motivo que, gracias a un convenio entre Mémora y la Fundación Salud y Persona, ponen en marcha un programa de apoyo para pérdidas y duelos que da cobertura a familiares y a profesionales que por su trabajo viven muy de cerca un tema aún tabú como es la muerte.

El programa tiene diferentes vías: grupos de apoyo y de reflexión, atención individualizada, una plataforma web y un teléfono gratuito y disponible las 24 horas del año gestionado por psicólogos especializados en duelo.

A pesar que se ofrecen unos servicios muy similares para familiares y profesionales, los últimos también cuentan con un curso de formación de 20 horas orientado a la gestión y aceptación de las emociones para que éstos puedan realizar su trabajo sin que se resienta la calidad. En el ámbito virtual los usuarios también cuentan con una plataforma web (tuapoyoenred.com) que dispone de un área específica en la que, en el caso de ser profesionales, pueden encontrar material científico relacionado con el proceso de pérdida, y que es de carácter divulgativo en el caso de las familias.

Grupos de apoyo

En cuanto a los grupos de reflexión orientados a los profesionales, se organizan en varias ciudades y en los propios centros de trabajo. “El hecho de contar con un espacio de reflexión y que las sesiones las conduzca un psicólogo externo en el lugar de trabajo facilita la gestión de las emociones y hace que la asistencia sea positiva”, asegura París. En estos momentos, en Girona, se está gestionando la apertura del primer grupo para profesionales; en cambio, en el ámbito familiar ya existe un grupo de apoyo ubicado en un recinto cercano del Hospital Josep Trueta.

En Catalunya, Mémora dispone de tres espacios en la provincia de Barcelona, ​​dos en la provincia de Tarragona y otro en Manresa, puesto en marcha recientemente. En cuanto a las cifras, durante el año 2018 Mémora realizó en Cataluña 78 sesiones de grupos de duelo con la asistencia de 550 personas. Por otra parte, Mémora tiene varios proyectos para apoyar a problemas más específicos. En este sentido, hace más de un año que se ha incorporado a los Grupos de Ayuda del proyecto Cunas, un servicio gratuito para familias que han sufrido la pérdida de un hijo recién nacido.

La gestión del duelo

Los grupos de apoyo a las familias tienen una duración de un año aproximadamente. "Los psicólogos expertos sostienen que el proceso de duelo no debería ir más allá de un año, ya que, si durante este tiempo no se ha encarrilado bien la pérdida, es que tal vez el duelo es más patológico y por lo tanto tal vez el afectado ya necesitaría algún otro tipo de intervención», apunta París. La manera de vivir una pérdida de un ser querido es individual y muy personal y afecta de manera totalmente diferente en cada persona. Tampoco se vive de la misma manera como padre, como madre o como abuelo. «Incluso en una misma persona la puede afectar de forma diferente dependiendo de su ciclo vital. No lo vivos de la misma manera a los 30, a los 50 o los 70 años", concluye.