Área Profesional

"Lo que más me llena es una sonrisa sincera de un paciente"

Entrevistamos a Carmen Ruiz, enfermera desde hace 13 años en la Clínica Molins de Rei.

¿Cuáles son los dos retos profesionales que tienes en este momento?
Completar mis estudios de especialización en cuidados paliativos con un máster y continuar con la formación continuada que me pide el día a día en mi profesión.

Profesionalmente hablando, ¿cuál es tu mejor recuerdo?
Mi mejor recuerdo y lo que fue definitivo para decidir especializarme en cuidados paliativos, fue hace unos años, con el caso de un hombre de unos 55 años.

Nos ingresó como PIUC por un problema respiratorio. Desde el primer momento conectamos muy bien, de estas personas que no sabes qué tienen pero que se hacen querer. Siempre estaba acompañado de su mujer, que como él, era una persona excepcional. Tenían 2 hijos que les daban mucho apoyo. Desafortunadamente su estado fue empeorando de forma rápida sin que pudiéramos hacer nada para evitarlo, así que mi objetivo fue que el tiempo que le restara fuera en las mejores condiciones de calidad de vida posible.

Cada vez que me veía siempre me decía que había llegado su ángel, incluido el día que murió, al entrar a mi vez fui a verlo y me dijo que estaba esperando poder despedirse de mí y darme las gracias por todo. Murió dos horas después. A pesar de ser un caso muy triste, lo tengo como un buen recuerdo porque me enseñó mucho y fue un antes y un después en la visión de mi carrera profesional.

Como enfermera, ¿qué es lo que más te llena del día a día profesional?
Lo que más me llena es una sonrisa sincera de alguno de mis pacientes. Cuando digo paciente, para mí, es un conjunto formado por el enfermo y su entorno más cercano.

Pese a no disponer de todos los recursos, ir con prisas por tener mucho trabajo... recibir una sonrisa, un beso o un abrazo es lo que me da fuerzas para seguir adelante.

En tu vida personal, el hecho de ser profesionalmente enfermera,  ¿cómo te ha influido en los momentos de afrontar el sufrimiento y la muerte?
Convivir diariamente con el sufrimiento y la muerte ha cambiado mucho mi forma de afrontar mi vida y por supuesto las situaciones difíciles.

Cuando mi abuela tuvo un ICTUS, hace ahora 11 año, pude identificar la situación que teníamos y asesorar mi familia a la hora de tomar la decisión de colocar sedación paliativa. Asimismo, pude identificar los cambios que se producían durante los días que duró la sedación, que fueron muchos y muy duros, porque estás esperando un final que sabes no será feliz. Hablaba con los médicos y podía transmitir al resto de la familia como iba el proceso de forma que lo entendieran bien, para evitar sentimientos de culpabilidad por haber decidido una sedación.

Conocer cómo es todo el proceso final, por el hecho de haber vivido otros muertes, me dio la posibilidad de expresar mi dolor y al mismo tiempo sentirme útil y cuidar hasta el último momento de una de las personas más importantes de mi vida.

En el proceso de final de vida, ¿qué te parece más importante?
Estar acompañado de las personas más importantes de tu vida. Tener una buena calidad de muerte, sin sufrimiento, siempre respetando los deseos de la persona.

¿Piensas que hay que recibir más información sobre el proceso final de vida de las personas?
Definitivamente sí, porque todavía te encuentras con muchos tabúes a la hora de hablar de la muerte. Y es una realidad que todos tenemos a nuestro alrededor y deberíamos saber cómo afrontarla e identificarla.

Estar cerca de personas que sufren o mueren, ¿qué te aporta?
Poder cuidar de la persona que está muriendo y de su familia me hace sentir útil. Poder dar alguna palabra de consuelo o simplemente coger una mano me hace sentir muy afortunada y amar mi profesión.

¿Nos puedes recomendar un libro?
Más que un libro, yo recomendaría alguna película que me ha marcado, como "La decisión de Anne" o incluso, "Coco", que a pesar de ser de dibujos da una visión natural de la muerte.