Área Profesional

"Acompañar y ofrecer consuelo. Creo que pocas personas quieren morir solas"

Rosa Carrasco es Trabajadora social en Atención Primaria de Salud en el CAP Just Oliveras, en el barrio Centro de Hospitalet.

 

¿Cuáles son los dos retos profesionales más importante que tienes en estos momentos?
Uno de los proyectos más importantes es la consolidación del grupo de reflexión ética asistencial para los profesionales de los equipos de atención primaria de salud de los barrios Centro, San José y Can Serra en L'Hospitalet. En los ‘espacios de reflexión ética en la atención primaria de salud’ participan médicos, enfermería, personal de admisión y trabajadoras sociales. Son imprescindibles para garantizar la atención a las personas priorizando los valores de dignidad humana, de autonomía de la voluntad de los pacientes y, por tanto, de respeto a sus decisiones en el ámbito de la salud. Estos son temas especialmente relevantes cuando trabajamos con personas con enfermedades crónicas complejas y con personas que están viviendo procesos de final de vida.

Por otro lado, también formo parte del equipo de redacción de la Revista de Trabajo Social (RTS) del Colegio Oficial de Trabajo Social de Cataluña. Este espacio permite mantenerme en contacto con profesionales de diferentes ámbitos de nuestra disciplina y estar al día de los nuevos proyectos y estudios. Uno de los últimos números que hemos publicado trata sobre la muerte, es titula: La muerte, un cuestión de vida y, sus artículos se pueden leer online.

Profesionalmente hablando, ¿cuál es tu mejor recuerdo?
Después de más de treinta años, tengo muchos. Hay anécdotas divertidas, otras emotivas y algunas muy duras. Me quedo con cada vez que una persona pide visita y hace tiempo que no veo se alegra sinceramente al reconocerme. Llevar tantos años trabajando te permite conocer etapas de la vida de muchas personas y siento que al reencontrarse conmigo les genera tranquilidad por saber que están en un entorno de confianza.

Como trabajadora social, ¿qué es lo que más te llena del día a día profesional?
Sin duda lo que más me llena es la relación con las personas. En mi trabajo no hay dos días iguales porque no hay dos personas iguales. Aprender de la capacidad de resistencia de la gente, identificar los diferentes mecanismos de enfrentamiento de problemas que podemos desarrollar las personas o reconocer la solidaridad y el efecto, son de algunas de las vivencias que no dejan de sorprenderme y que hacen que ser trabajadora social sea tan apasionante.

Del proceso final de la vida, ¿qué te parece más importante?
Acompañar y ofrecer consuelo. Cuando hablo de consuelo quiero decir entender la persona que está cercana a la muerte, empatizar con sus sentimientos, sus preocupaciones, con su miedo y con super valentía. Hablar poco pero decir los palabras justas que ayudan y transmiten tranquilidad. Y acompañar, porque creo que pocas personas quieren morir solas. 

Estar cerca de personas que sufren o mueren, ¿qué te aporta?
Estar cerca de una persona que sufre es muy duro, y los sentimientos que es remueven son intensos. En estos momentos siento la necesidad de hacer todo lo posible para reducir el sufrimiento de la persona y eso me coloca en una posición especialmente activa a nivel profesional (activar a los profesionales y servicios necesarios dependiendo de si el sufrimiento es físico o emocional, hacer seguimiento más intensivo, hacer entrevistas en profundidad para permitir la expresión de sentimientos, etc.). A nivel personal, estar cerca de la enfermedad y la muerte me hace relativizar  los problemas y tomar conciencia de la importancia de vivir de manera coherente, a gusto conmigo misma.

¿Nos puedes recomendar un buen libro?
Soy una adicta a la lectura y tengo poco filtro. En estos momentos en la mesita de noche tengo Los años de la serpiente de Joan Rendé, Las ocho montañas de Paolo Cognetti (la montaña tiene un lugar muy especial en mi vida), la última Revista de RTS que trata sobre el poder y su relación con el trabajo social y también un cómic de Javirroyo hecho con la colaboración de una ONG que está construyendo un colegio en Senegal. Cualquier de estos libros formarían parte de mis recomendaciones. 

¿Música y película preferida?
Me gusta prácticamente cualquier tipo de música, especialmente si se puede cantar o bailar, y no es porque yo cante o baile bien sino porque me ayuda a sentirme optimista. En relación a películas, no soy muy cinéfila. Al cine y a la tele solo pido que me permitan evadirme y desconectar. Una película que me gustó mucho es "Intocable". Pasé un buen rato viéndola y, a pesar de ser en tono de comedia, aporta reflexiones de fondo que considero importantes. Y ya que me habéis hecho pensar, la película "Un funeral de muerte" también estaría entre mis favoritas.