Área Profesional

La voz de las enfermeras

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 2020 como Año de la Enfermería. Un reconocimiento a una profesión clave para la sociedad, pero también por los cuidados, así como el componente científico, académico y universitario que hay detrás de todas las enfermeras del mundo.

Su función cada vez gana más importancia entre la población, la cual reconoce que, sin las enfermeras, ningún paciente podría obtener la atención necesaria. La vocación de la profesión por los demás es tal, que el colectivo también requiere de cuidados, para poder cuidar de forma óptima. Hablamos con cuatro enfermeras que trabajan en hospitales o en el ámbito de la atención primaria..

Mari Mendoza Suárez. Enfermera en el Hospital Universitario Doctor Negrín de Gran Canaria

"Trabajo en paliativos y cuando un paciente nos visita por primera vez viene acompañado del miedo en su mirada y en la de sus familiares. Entonces, tras la presentación, realizo una entrevista en la que trato de acoger, escuchar y llenar con mi presencia todos esos momentos de dolor del que va a tener que despedirse de los suyos. Sin embargo, es gratificante ver cómo se van sonriendo y con tranquilidad, después de saber que no estarán solos. Nunca se me pasó por la cabeza que iba a estar más de la mitad de mi vida tratando que los pacientes y sus familias tengan una buena calidad de vida, pero es de agradecer. Cuando una persona enferma se siente vulnerable somos los enfermeros y auxiliares de enfermería los que acudimos a ayudarles para preservar su dignidad e intimidad. Por eso, creo que para ser una buena enfermera es necesario sentir y creer en lo que haces, además de saber respetar, agradecer la confianza y utilizar la empatía. Es un orgullo que la OMS haya dado visibilidad en todo el mundo a nuestro trabajo declarando 2020 como el año de las enfermeras”.

Henar Mongil Jorrín. Enfermera y directora del Centro Altos de Parquesol de Clecevitam de Valladolid

“Aunque ser enfermera es muy duro, creo que es la profesión más bella que hay. Al lado del sufrimiento, hay una satisfacción y un orgullo enorme de ayudar, de hacer que las cosas vayan mejor y de trabajar en equipo para ayudar a muchas familias. La esencia de nuestro trabajo radica en humanizar los cuidados para llegar a los pacientes, que son el centro de nuestra atención. Para conseguir dar respuesta a sus demandas creo que una enfermera necesita los mismos atributos que una buena persona: empatía, escucha, amabilidad, delicadeza, coherencia… E incluso buen humor, que es necesario y muchas veces es hasta curativo. Es muy gratificante que la OMS reconozca nuestra profesión este 2020, del mismo modo que lo hagan tanto los ciudadanos como las altas esferas. La enfermería va más allá de lo que muchas personas creen, pero me gustaría destacar que no estamos detrás de los médicos, igual que no estamos delante de los auxiliares, sino que todos complementamos nuestros trabajos para conseguir ser más fuertes”.

Carme Berbís Morelló.  Enfermera en el Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona

“Durante muchos años he podido acercarme a las personas desde el lado más humano, y poco a poco, me he ido impregnando de sentimientos y emociones procedentes de las vivencias compartidas con pacientes, familiares y profesionales, y eso me ha ayudado a crecer. La profesión ha evolucionado mucho en poco tiempo, en todos los ámbitos, y pienso que ya era hora de que se reconozca lo que hacemos y lo que representamos para la sociedad. Impulsamos la humanización, la seguridad y la calidad en cada atención al paciente y a su familia, generando muchas emociones que son un lujo a disposición de pocas personas. Pero creo que es necesario que nos hagamos más visibles y esto se construye con aportaciones a la sociedad en el día a día, garantizando unos cuidados sensibles, con curas de calidad. El reconocimiento de la OMS, declarando 2020 como Año de la Enfermería, aunque soy consciente de que queda mucho por hacer, es un gran paso ya que nos ayuda a concienciar a la sociedad y a darnos una mayor visibilidad”.

Marta Rafael Cots. Enfermera en el Equipo de Atención Primaria Sant Josep en Hospitalet de Llobregat

“Me gustaría darle las gracias a la Marta que decidió estudiar enfermería. No me equivoqué. Hay muchos momentos en los que siento orgullo de mi profesión, como cuando remontamos en equipo un paciente que se debate entre la vida y la muerte; cuando acierto que algo no va bien; pero sobre todo cuando creo un vínculo terapéutico con un paciente y me abren la puerta de sus sentimientos. La importancia de la enfermera estará siempre y cada vez se pone más de relieve. Nuestro papel consiste en ayudar a que las personas vivan el máximo tiempo con una buena calidad de vida y esto lo hacemos acompañándolas en todo su ciclo vital. Ser enfermera es tener cuidado de las personas y cuidar es un arte, pero también hay base científica. En este año 2020 dedicado a la enfermera por la OMS, el movimiento Nursing Now ha de servir para empoderarnos e impulsar el liderazgo de las enfermeras en el sistema de salud. Tenemos que estar en lugares de toma de decisiones y se han de romper estereotipos arcaicos y machistas en torno a nuestra profesión”.